¿Cual es más viable: la agricultura ecológica o la agricultura convencional?

Si hacer dieta es lo tuyo por las razones que sean, entonces debes estar al tanto de saber todo lo concerniente a la manera en como se cultivan los alimentos y los procesos por los cuales deben pasar hasta llegar a la mesa de tu hogar, pero también incluye las emisiones de gases conocidas como de efecto invernadero, pero que también son derivadas de las actividades y procesos de mecanización, del transporte y de la distribución de los alimentos.

En la medida en la que se ha intensificado la actividad agrícola, se presenta una mayor amenaza para la biodiversidad, y ello como una consecuencia directa de la destrucción de la mayor cantidad de áreas naturales lo que se ha convertido en una drástica reducción de la abundancia de diversas especies que son asociadas con las tierras de cultivo, como por ejemplo el caso de las aves, donde se encuentran áreas en las que al menos el 60 % de ellas se encuentran en alerta o han desaparecido.  

En medio de tal situación, la agricultura orgánica hace su entrada como una alternativa a la creciente preocupación que se presenta por la calidad de los alimentos y por la conservación del medio ambiente, el cual se encuentra cada día más amenazado a manos de la industrialización y de la agricultura. En la actualidad, las cifras de este tipo de agricultura se encuentra en aumento por el gran auge en la demanda de los productos orgánicos, pero también por la cantidad de agricultores que se encuentran dedicados a cultivar de manera orgánica y la superficie de tierra que en la actualidad se encuentra certificada como orgánica. 

Contribución de la agricultura ecológica al medio ambiente

Bien es conocido el impacto ocasionado por los pesticidas en la salud y además en el medio ambiente. De manera que, partiendo de los principios que mantiene la agricultura ecológica, ésta se encarga de contribuir a la conservación del medio ambiente por medio de distintos frentes:

  • Uso responsable de la energía y los recursos naturales: se estima que la agricultura orgánica puede reducir el uso de la energía y también de fertilizantes en aproximadamente un 34 % y un 53 % respectivamente. Aunque no se puede dejar de un lado que la productividad en estos sistemas disminuye, de manera que el rendimiento de los cultivos es menor en un 20 % respecto a los sistemas convencionales. 
  • La rotación de cultivos: este es un requisito previo para el uso eficiente de los recursos en el lugar. Un ejemplo de ello suele ser el aprovechamiento y empleo del estiércol de ganado como fertilizante.
  • Preservación de la biodiversidad: la agricultura ecológica se encarga de preservarla por medio de la conservación de hábitats no cultivados y en los límites en el uso de sustancias de síntesis química. Ello se torna especialmente relevante en los espacios naturales protegidos, cuya principal amenaza es la intensificación agrícola y la contaminación derivada de las prácticas agrarias convencionales que tantas complicaciones han traído al medio ambiente.