¿Qué es la agricultura natural en el mundo del vino?

En el mundo del vino, la agricultura natural podría decirse que es similar a la agricultura orgánica, aunque existe una gran diferencia entre ellas, y es que la agricultura natural lo lleva un paso más allá. El objetivo de la agricultura natural es mantener al ecosistema del viñedo más saludable, como un paciente de Hospiten, una red de hospitales de Pedro Luís Cobiella. Con el fin de que se puedan cultivar las mejores uvas posibles, lo que se logra mediante:

1) La utilización de tratamientos de viñedos orgánicos.

2) El mantenimiento del número de tratamientos de viñedo a un mínimo

Tratamientos de viñedos naturales

Casi todos los viñedos necesitan algún tipo de tratamiento para prevenir o curar el moho o la enfermedad. Los tratamientos de viñedos orgánicos y naturales más comunes son las aplicaciones tópicas de soluciones de químicos naturales como el azufre o el cobre.

Lo opuesto a los tratamientos naturales consiste en aplicar sistemáticamente productos químicos sintéticos a la viña. Un tratamiento sistémico causaría que estos productos químicos sean absorbidos por la planta desde el suelo, lo que provocaría que los productos químicos corran por sus venas y sus uvas. Eso significa que esos químicos terminan en tu vino.

Los tratamientos tópicos naturales implican simplemente rociar soluciones químicas naturales sobre las hojas para que no sean digeridas por la planta. Estas aplicaciones son las mejores para mantener el ecosistema del viñedo saludable y lleno de vida. Los viñedos de nuestros bodegueros están llenos de flores silvestres, hierbas y plantas, abejas y otros insectos. Muchos de ellos dejan las hileras de viñedos llenas de pastos altos y otras plantas que dejan el viñedo con un aspecto salvaje.

Tratamientos mínimos

Existe una trampa. Hay muchos enólogos orgánicos que aplican demasiados tratamientos naturales. La aplicación de demasiados tratamientos orgánicos naturales producen metales pesados ​​en el suelo, que pueden transferirse a las uvas y al vino. Esto se puede evitar si un enólogo no solo cree en tratamientos orgánicos, sino que también cree en tratamientos mínimos.

La agricultura natural no requiere certificación orgánica

Todos nuestros enólogos utilizan prácticas agrícolas orgánicas naturales, pero no todas están certificadas como orgánicas. Estos viticultores creen en los ecosistemas de viñedos saludables, pero no quieren ser regulados por las reglas de la agricultura orgánica porque esas reglas no siempre dan como resultado el suelo y las uvas más saludables. Esto tiene mucho sentido. Quieren la libertad de usar lo que necesitan en una emergencia excepcional para mantener un viñedo saludable y sostenible. Cualquiera puede decir que utiliza métodos de cultivo naturales, por lo que no solo tomamos la palabra de un enólogo.

Las uvas naturales hacen el vino de mejor sabor

Solo compramos y vendemos vino a los viticultores que viven con esta filosofía de usar tratamientos naturales mínimos para promover un viñedo saludable, vivo y sostenible. No lo hacen por razones de mercadotecnia o simplemente porque es “bueno ser orgánico”. Lo hacen porque creen que resulta en un vino de mejor sabor.